Conducta en el laboratorio

Conducta en el laboratorio


  • No se debe comer, beber o fumar en la sala del laboratorio, ni se deben llevar objetos en la boca ( chicles, palillos, etc. ), mientras se trabaja.
  • Hay que consultar las etiquetas y fichas de seguridad de los productos.
  • Antes de realizar cualquier tarea, deben reunirse los productos y materiales necesarios y utilizarlos según el procedimiento de trabajo establecido. Las operaciones deben ejecutarse de modo seguro, siguiendo las instrucciones de forma responsable.
  • La zona de trabajo debe permanecer libre y despejada, depositando en ella sólo los materiales que se están usando. Los objetos personales no deben dejarse ni en la mesa de trabajo ni en el suelo. Es preferible guardarlos en lugares específicos para ello (taquillas, armarios, etc.).
  • Al finalizar el trabajo, hay que recoger todo el material.
  • Se debe utilizar el material de protección adecuado (colectivo e individual) y usarlo correctamente para cada tarea. Debe disponerse normalmente de batas, gafas y guantes que protejan especialmente de los peligros generados por los productos manipulados y de las operaciones a las que se someten. En algunos casos, se puede requerir el uso de delantales, mandiles, máscaras o pantallas de protección.
  • Se debe de llevar siempre la bata abrochada y el pelo recogido.
  • Debe evitarse la utilización de anillos y brazaletes y utilizar ropa y calzado que cubra la mayor parte del cuerpo.
  • Hay que evitar guardar cualquier objeto en los bolsillos (reactivos, objetos de vidrio, herramientas, etc.).
  • Se recomienda no utilizar lentillas al trabajar en laboratorios; es preferible unas gafas de protección superpuestas a las habituales del trabajador, o gafas de seguridad graduadas.
  • Se ha de revisar el material de vidrio que se utiliza en el laboratorio. Las piezas que presentan grietas deben desecharse. No se deben calentar las piezas que han recibido algún golpe.
  • Se debe extraer únicamente la cantidad de producto necesaria para trabajar. No hay que devolver el producto sobrante al envase original.
  • En caso de utilizar productos en estado líquido, al pipetear no se debe succionar con la boca. Para realizar esta tarea, se debe usar una pera, émbolo o bomba.
  • Al circular por la sala, se debe ir con precaución, sin interrumpir a los que están trabajando.
  • Al trasvasar un producto se debe etiquetar el nuevo envase para permitir la identificación de su contenido y tomar las medidas de precaución necesarias. No se debe pegar una etiqueta sobre otra ya existente, pues puede inducir a confusión.
  • En el almacenamiento de productos químicos hay que evitar la proximidad de sustancias y preparados incompatibles, separándolos por sustancias inertes o distanciándolos entre sí. Fuera de los armarios, no hay que guardar envases por encima de la altura de la cabeza, ni en zonas de paso.
  • Los residuos generados en el laboratorio deben neutralizarse de manera adecuada antes de su eliminación, o depositarse en los lugares establecidos para ello.
  • En caso de sufrir accidentes producidos por productos químicos, hay que seguir las recomendaciones de seguridad indicadas en la etiqueta y ficha de seguridad del producto.
  • Todas las personas que entren en el laboratorio deben conocer las rutas de evacuación.